La caída del cabello es una reacción muy normal de nuestro cuerpo a la cual la mayoría de nosotros nos encontramos acostumbradas durante las rutinas del día a día. Peinarte el pelo o salir de la ducha, pueden ser acciones cotidianas que propicien su desprendimiento o arranque sin suponer una señal alarmante de nuestra salud.

Además, en muchos cambios de estación podemos tener la sensación de una mayor caída de cabello, pero es algo normal dados los cambios en el clima. Por este tipo de causas el cuero cabelludo no deja de generar pelo nuevo y evita una caída masiva sin recuperación.

No obstante, algunas veces esta caída también podría ser un mal indicio, al salirse de lo normal cuando se produce en grandes cantidades. Si vemos que nuestra melena está perdiendo mucho espesor últimamente, quizá sea la hora de plantearnos el porqué de sus causas o posibles soluciones.

A continuación, te dejamos algunos datos que te serán de ayuda en caso de que te preocupe la caída de tu pelo de forma reciente o recurrente.

Causas de la caída de pelo

Las razones del porqué existe a veces una mayor caída del cabello, es un tema que depende de muchos factores a la vez según cada caso particular. La genética, la salud o las variables contextuales, pueden desempeñar un papel importante para su entendimiento:

  1. Alopecia o calvicie hereditaria. Mucho más común en los hombres que en las mujeres, es una condición en la que los genes predisponen al cuerpo a una pérdida progresiva del pelo. Puede aparecer en cualquier momento desde la adolescencia, caracterizándose por debilitar el cabello hasta su completa desaparición de forma completa o parcial sobre el cuero cabelludo.
  2. Efectos secundarios por consumición de medicamentos. Existen una gran cantidad de ingredientes que fomentan que el cabello se caiga de forma anómala: el litio, las anfetaminas, el levodopa o la heparina son algunos de los más frecuentes.
  3. Signo de una enfermedad. Algunos padecimientos conllevan síntomas como la caída del cabello. El más famosos de todos es la carencia de nutrientes o vitaminas en nuestro cuerpo, presentándose muchas veces en forma de anemia. No obstante, hay otro tipo de enfermedades provocadas por desórdenes en la tiroides o sistema inmunológico, que se traducen también a este tipo de sucesos.
  4. Exposición a métodos agresivos. Someter al cabello a productos químicos, tirones o calor extremo de forma constante, es otra forma de debilitar y dañar a nuestro cuero cabelludo.
  5. Cambios por estrés o ciclos hormonales. El cuerpo tras estar sometido a periodos largos de estrés como es en el caso de las cirugías, las enfermedades prolongadas o las infecciones peligrosas, también podría presentar esta serie de indicios. Asimismo, dar a luz, la menopausia o estar bajo situaciones de mucha presión a nivel emocional, serían factores de riesgo para la salud de nuestra cabellera de igual modo.

Soluciones para la caída del cabello

Dependiendo de las causas como del nivel de alopecia que presentemos, las medidas de recuperación de nuestro pelo se podrían dar gracias a diversos métodos corroborados en múltiples casos.

Primero de todo, debemos saber que, afortunadamente, existen una gran cantidad de vitaminas y alimentos que ayudarán a que la salud de nuestro pelo mejore. Las propiedades del huevo, el aguacate, el salmón o las espinacas son elementos naturales que contribuyen a que el cabello recupere poco a poco su fuerza.

En los casos más pronunciados, el tratamiento deberá ir acompañado también por elementos farmacéuticos. El Minoxidil y la Finasterida, son medicamentos muy recomendables para este tipo padecimientos. No olvides que su ingesta debe ir siempre supervisada por profesionales.

Por último, los microinjertos de folículos se presentan, finalmente, como la solución idónea para aquellos que quieren un efecto radical.

Abrir chat
Powered by